Parque nacional de Timanfaya, La Montaña del Fuego

Lanzarote, Timanfaya, la fractura de Timanfaya
Lanzarote, Timanfaya el volcán el corazoncillo

El volcán El corazoncillo

Las erupciones volcánicas ocurridas entre 1730 y 1736 han configurado el aspecto de gran parte de la isla de Lanzarote. La última erupción por ahora tuvo lugar en el verano del año 1824. En el centro de este escenario se encuentra actualmente el Macizo de Timanfaya con Las Montañas de Fuego. Esta región de 5.107 ha de extensión, cuya frontera occidental la forma el Atlántico, fue declarada Parque Nacional el 9 de agosto de 1974, por lo que ha conseguido mantenerse casi intacta para la posteridad. Una carretera de 14 km de longitud La ruta de los volcanes hace accesible a los turistas este paisaje recientemente solidificado, formado por cráteres y conos, por tobas rojas oxidadas, por torrentes de escorias y superficies de aya negra sin via. A todo ello se debe el que el Parque Nacional de Timanfaya se haya convertido en el modelo de observación de uno de los sucesos geológicos más fascinantes de esta tierra: el volcanismo.

Lanzarote, Timanfaya el volcán el corazoncillo

Boca volcánica El Horno.

Los más significantes cambios geológicos de Lanzarote surgieron el 1 de Diciembre de 1730, cuando más de una docena de cráteres abrieron prácticamente al mismo tiempo. Una capa de lava de un grueso de 10 metros destruyó 11 poblados, entre ellos Tingafa, Mancha Blanca, Santa Catalina y Timanfaya, enterrando así 200 km2 de la más fértil tierra. Ligeras consecuencias de esa monstruosa erupción, recordada como una de las más grandes de la historia, se percibieron aún en 1824.A unos 65 km bajo tierra se formó una mezcla compleja de roca líquida, y gases, llamada «Magma» bajo la superficie y «lava» por encima de ella.

Lanzarote, Timanfaya el volcán el corazoncillo

Túnel de lava.

Puesto que esa mezcla es más ligera que la roca maciza que la rodea, fue empujada hacia arriba a través de canales verticales, juntándose en cámaras o almacenes a tan sólo de 3 a 5 kilómetros bajo las cumbres de los volcanes. Cuando la presión en esos almacenes aumentó demasiado, surgió la erupción. La superficie en las Montañas del Fuego muestra aún hoy, por zonas, altas temperaturas alcanzando sobre 100 y 400 grados a poca profundidad. Este calor sin embargo consta como restante y no hay que relacionarlo con el Magma.

Lanzarote, Timanfaya el volcán el corazoncillo

Caldera

La forma más destacada de origen volcánico es el cono que generalmente muestra un cráter en forma de caldera. Los ríos de lava solidificada se llaman «Malpaís». Su espesor varía entre capas de toba, basalto negro, piedra pómez de color claro y las así llamadas «almagras», tierras quemadas de un rojo luciente. El cura de Yaiza, Don Andrés Lorenzo Curbelo intentó expresar lo que vio. El fue testigo. Como todos los demás tuvo que huir de aquel río ardiente y como ellos se quedó en la isla. Todavía no podía saber que aquellas erupciones iban a durar 6 años. Sin interrupción. Desde Diciembre de 1730 hasta Abril de 1736. «El primer día de Diciembre del año 1730 entre las nueve y las diez de la noche se abrió de pronto la tierra. Cerca de Timanfaya se erguió una gigantesca montaña escupiendo llamas enormes que ardieron incesantemente durante 19 días. Pocos días más tarde se abrió una nueva sima de cuyo interior surgieron inmensos ríos de lava cubr iendo en su furia Timanfaya, Rodeo y parte de la Mancha Blanca. Avanzando primeramente en forma de remolinos y a la velocidad del agua y más tarde espesa y pesada como la miel, la lava hizo desaparecer los pueblos. Una nueva roca se erguió acompañada por poderosos truenos cambiando la dirección de la lava. Ya no seguía fluyendo hacia el norte sino hacia el oeste. Alcanzó los pueblos de Mecetas y Santa Catalina y los derribó. El 11 de Septiembre de 1731 se renovó el poder de la lava. Se dispersó por Masó, quemó y cubrió el pueblo para terminar uniéndose con el mar causando espantosos estruendos.

Lanzarote, Timanfaya el volcán el corazoncillo

Túnel y mar de lava.

Aquello duró 8 días. Después,todo se calmó y la erupción parecía haber terminado. Pero el 18 de Octubre se abrieron otras tres nuevas simas por encima del ya destruido pueblo de Santa Catalina. Nubes de humo surgieron de su interior y se extendieron por toda la isla. Llevaban ceniza. Por todas partes cayeron grandes gotas de agua. La oscuridad, la ceniza y el humo hicieron huir a los habitantes de Yaiza y sus alrededores más de una vez. Pero volvieron porque no siguieron más destrozos a aquélla explosión. Diez días después todo el ganado cayó muerto. El fétido hedor lo había asfixiado. Del 1 al 20 de Noviembre salieron humo y ceniza de los cráteres. El 27 de Noviembre se lanzó un nuevo río de lava bajando la montaña a una velocidad increíble. Alcanzó el mar el 1 de Diciembre. Solificándose formó una isla, alrededor de la cual flotaban peces muertos. El 16 de Diciembre la lava cambió inesperadamente su direcciónEl 7 de Marzo surgiero n varios conos a la vez. Tingafa fue destruido. El 4 de Junio reventaron tres bocas de fuego. Los temblores, truenos y llamas espantaron toda ¡ . Ya no seguía hacia el mar sino hacia el suroeste, quemando el poblado de Chupadero y devastando posteriormente la fértil llanura de Uga. Allí llegó a detenerse y se enfrió.

Lanzarote, Timanfaya el volcán el corazoncillo

Gotas de lava.

El 7 de enero de 1732, nuevas erupciones se tragaron los viejos cráteres. La lava salió de dos aperturas, acompañada por grandes nubes de humo. De ellas salían relámpagos rojos y azules. Hubieron truenos. Los habitantes de la isla se asustaron aún más puesto que no conocían los truenos. El 10 de enero se elevó una nueva montaña de las entrañas de la tierra, derrumbándose el mismo día. Una lluvia de piedras y ceniza cubrió la isla entera y la lava buscó su camino cubriendo el malpaís hasta alcanzar el mar. a isla. Aquello ocurrió cerca de Timanfaya, aproximadamente donde la Montaña del Fuego se encuentra ahora. Las aperturas se unieron formando un único y enorme cono. La lava se lanzó al mar. De un cráter salieron cenizas y relámpagos y en un segundo subió un vapor blanco que no se había visto hasta entonces».

Lanzarote, Timanfaya el volcán el corazoncillo

La ruta de los volcanes.

El mar había hervido. De aquella burbujeante masa se había formado tierra nueva. La isla había aumentado de tamaño. Las rocas solidificadas y la superficie metálica de aquella lava nos recuerdan hoy la catástrofe como si hubiese ocurrido ayer.Cien volcanes habían escupido ceniza y tierra de sus trescientos cráteres. El viento se llevó esa ceniza hasta las islas de Lobos y Fuerteventura. La fértil llanura de Tomara, el centro de cereales y corazón de la isla, había sido devorado por las masas de lava, además de una docena de pueblos con un total de 420 casas. Apenas un siglo más tarde, en 1824, se abrió la tierra por última vez. La llanura de Tiagua desapareció bajo la roca solidificada. El eco de aquel enorme estruendo se percibe aún hoy. Es un paisaje de creación cuya originalidad debe ser conservada.